headerphoto

ANSIEDAD: QUÉ ES Y CÓMO SE TRATA

¿Qué es?

La ansiedad es una emoción natural y adaptativa para el ser humano, pero que normalmente la persona experimenta como una emoción desagradable, negativa, pues suele surgir en situaciones percibidas como amenazantes o peligrosas.

La ansiedad cursa con una serie de síntomas que vamos a describir a continuación, aunque no todas las personas muestran los mismos síntomas, ni con la misma intensidad.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad? Los síntomas de ansiedad más frecuentes son:

A nivel cognitivo-subjetivo:

  • preocupación,
  • temor,
  • inseguridad,
  • dificultad para decidir,
  • miedo,
  • pensamientos negativos sobre uno mismo,
  • pensamientos negativos sobre nuestra actuación ante los otros,
  • temor a que se den cuenta de nuestras dificultades,
  • temor a la pérdida del control,
  • dificultades para pensar, estudiar, o concentrarse, etc.

A nivel fisiológico:

  • sudoración,
  • tensión muscular,
  • palpitaciones,
  • taquicardia,
  • temblor,
  • molestias en el estómago,
  • otras molestias gástricas,
  • dificultades respiratorias,
  • sequedad de boca,
  • dificultades para tragar,
  • dolores de cabeza,
  • mareo,
  • náuseas,
  • molestias en el estómago,
  • tiritar, etc.

A nivel motor u observable:

  • evitación de situaciones temidas,
  • fumar, comer o beber en exceso,
  • intranquilidad motora (movimientos repetitivos, rascarse, tocarse, etc.),
  • ir de un lado para otro sin una finalidad concreta,
  • tartamudear,
  • llorar,
  • quedarse paralizado, etc.

Cuando estos síntomas son persistentes en el tiempo y en intensidad, provocan en la persona los denominados Trastornos de ansiedad. Así, los Trastornos de ansiedad se caracterizan por tener la ansiedad y el miedo como elementos principales del sufrimiento humano, produciéndose cuando nuestro mecanismo de alarma no funciona bien y se dispara en situaciones potencialmente inofensivas. Cada trastorno se refiere a un conjunto característico de síntomas y sensaciones.

¿Cómo tratamos la ansiedad?

Existen varios tipos de tratamientos y terapias que tienen cierta efectividad para las personas que padecen de ansiedad, aunque los tratamientos que han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento de la ansiedad están basados en procedimientos cognitivo-conductuales.

En líneas generales se utilizan los siguientes tratamientos:

1. Psicoterapia Cognitivo-Conductual: su eficacia ha sido muy comprobada científicamente y consiste en proporcionar información adecuada del trastorno, identificar ideas y pensamientos erróneos y/o ansiógenos, ayudar al cambio de comportamientos no deseados que incrementan la ansiedad y perpetúan la presencia del trastorno de ansiedad.



2. Técnicas de manejo y reducción de estrés: se busca una disminución de la activación fisiológica mediante ejercicios de respiración y relajación, ejercicios en imaginación, cambios de hábitos que incrementan la ansiedad, etc.



3. Farmacos ansiolíticos: debe ser prescrito y revisado por un especialista, como tratamiento complementario a la psicoterapia. Si es necesario le derivaríamos a un profesional adecuado para el mismo.

Nosotros nos centramos en un tratamiento basado en la Psicoterapia Cognitivo Conductual y el Manejo y reducción del estrés. El planteamiento del tratamiento que nosotros realizamos es breve y centrado en el problema actual:

  • Breve se refiere al uso del tiempo adecuado para lograr los objetivos planteados, si bien la duración varía en relación al diagnóstico, coexistencia de otros problemas que compliquen el trastorno, historia personal, tiempo de evolución desde que se sufre, recursos personales, etc.;
  • Y centrado en el problema actual ya que trata directamente los problemas que motivan la consulta y brinda a la persona herramientas y técnicas para el manejo de sus síntomas, con el fin de que desaparezcan.

El objetivo final es la recuperación del bienestar emocional, libre de estados de ansiedad inapropiada o preocupación excesiva.

Además de las ténicas descritas, nuestros tratamientos incorporan si es necesario recursos y técnicas de otras terapias que están en estudio y que han demostrado su eficacia en algunos casos, como las Técnicas de la Terapia de Aceptación y Compromiso, la Terapia centrada en Soluciones, etc.